festivalpindoles-470

#ESP - ENTREVISTAS

Festival Píndoles. El trabajo en red y la creación de nuevos festivales

13 feb , 2017  

¿Cuál és el origen del Festival Píndoles?

El Píndoles fue el proyecto de final del Master en Gestión Cultural de la UB de Aina Bujosa, una de las tres organizadoras del festival. Posteriormente, del proyecto teorico inicial hasta el que realmente fue el festival hubo un seguido de modificaciones y adaptaciones a la realidad, tanto a nivel económico, logístico como artístico, entre otros, empezando por el nombre, que ¡nos trajo de cabeza!

 

¿Cuáles son los motivos que os llevaron a decidir ubicar el festival en el Albergue Mare de Déu de Montserrat? ¿Qué aporta el espacio al festival?

Al mismo tiempo en el que Aina empezaba su proyecto, el albergue había empezado un conjunto de iniciativas, una de las cuales era una propuesta cultural, programando espectáculos para un público más del barrio y de la ciudad, con el objetivo de convertirse en un espacio para la ciudadanía y no solamente de alojamiento temporal.

En este sentido, la idea de ubicar el festival allí no hizo más que ensanchar estas propuestas del albergue, proporcionando al Píndoles unos espacios únicos dentro de un mismo recinto. No solamente los espacios escénicos como son el dormitorio con literas, la bugadería, el bosque o una capilla, sinó también una terraza espléndida que es el punto neurálgico del festival. Es allí dónde el público se conoce, comenta e interactúa no solamente con el resto de los espectadores sinó también con las compañías y los voluntarios que hacen posible el festival.

 

¿Como se finanza el proyecto? ¿Qué estrategia utilizasteis para conseguir el patrocinio de Moritz y Teatralnet?

El primer año del festival fue posible gracias a un verkami, a los patrocionios y colaboraciones diversas de otras entidades y a una mínima subvención del distrito.

Los años posteriores el festival ha seguido con los patrocinios y colaboraciones de la 1a edición y ha ido sumando nuevas pero ya no ha hecho falta ningún otro verkami. Al mismo tiempo, ha obtenido una subvención de la Generalitat y se han reinvertido ingresos del espectáculo Píndoles que está de gira a lo largo de todo el año.

En los casos concretos de Moritz y Teatralnet se apuntaron al carro por la singularidad del proyecto. En ambos casos ya colaboran con diferentes eventos de diversa índole. El Píndoles tiene un punto de diferencia, de originalidad y, a la vez, de profesionalidad que va muy de la mano con la imagen que quieren proyectar.

 

En el Festival Píndoles se da mucha importancia al trabajo en red. Colaboráis con otros festivales, salas de teatro y fábricas de creación. ¿Qué estrategias utilizáis en este sentido?

Uno de los objetivos del festival es el de tejer colaboraciones que puedan sumar a los respectivos proyectos. Cualquier colaboración tiene que ser beneficiosa por ambas partes y tiene que ser una suma de ideas. El ejemplo más claro es el premio del festival, que consiste en un gira de las tres obras elegidas por el jurado por 4 salas de Barcelona de pequeño formato, consolidadas y con una programación marcada como son: el Maldá, la Sala Flyhard, el Àtic 22 del Tantarantana y la Nau Ivanow. En este caso concreto hacemos una campaña de comunicación conjunta entre estas salas y el festival, unificando la imgen, los precios de las entradas y coordinando las fechas. De esta forma, las salas ofrecen a su público un formato que habitualmente no programan, con unos grandes estándares de calidad.

 

¿Qué recomendarías  a un equipo que quiera crear un festival de artes escénicas en una ciudad con tanta oferta cultural como Barcelona?

Lo primero sería pensar y repensar bién la propuesta. Analizar el sector concreto de ese tipo de festival, cuáles serán los puntos diferenciales y su propuesta de valor, así como la úbicación dónde llevarlo a cabo. Una vez decididos estos puntos hay que saber rodearse de colaboradores que conozcan el sector, con ganas de trajbar e involucrarse en el proyecto y, a la vez, con una visión crítica y constructiva que sirva para tener diferentes puntos de vista y que el resultado final sea el óptimo.

 

¿Cómo os planteáis el futuro del festival?

Nuestra idea es crecer este mismo año 2017, queremos incorporar propuestas de otras disciplinas, no solamente de texto como hasta ahora, pero siempre relacionadas con el formato micro, de proximidad, corta durada y para un número reducido de espectadores. Esto se traduce en incluir espectáculos de circo, títeres, máscaras o danza, por ejemplo. Para hacerlo hará falta ampliar el festival de dos a tres días.

Por otra parte, de cara al 2018 lo que nos tocará replantear será la sede del festival, pues desafortunadamente, el albergue no dispone de más espacios y se nos está haciendo pequeño…

 


Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *