Untitled design

#ESP - ENTREVISTAS,ENTREVISTAS / ENTREVISTES

#ESP – LUCAS FERNÁNDEZ – IMAGINARIA FESTIVAL

17 mai , 2016  

Lucas Fernández es dinamizador y gestor cultural, Licenciado en historia del Arte (Universidad de Zaragoza) y Máster en Gestión Cultural (Universidad de Barcelona). Desde 2006 ha participado en más de una decena de festivales culturales diferentes  relacionados con el cine y las artes escénicas. A mediados de 2011 mientras finaliza sus estudios en Gestión Cultural, funda Territorio, con el objetivo de desarrollar propuestas culturales en el medio rural. Desde entonces sigue viviendo de forma milagrosa de un proyecto que le apasiona.

¡Aquí os dejamos con su entrevista!

 

¿Cómo llegaste al mundo de los festivales?

Mi primera experiencia en un festival fue en el año 2006, año en que terminé mis estudios de Licenciatura en Historia del Arte. Fue como becario en el departamento de comunicación del Festival de Cine de Huesca. Lo cierto es que recuerdo aquella experiencia con muchísimo cariño ya que me sirvió para conocer desde dentro la organización de un festival de cine que por aquel entonces contaba con unos recursos muy importantes y una proyección internacional con la que pocos festivales de cortometrajes en nuestro país podían soñar. Desde entonces… ¡diez años ya! He pasado por la organización de muchos festivales. Con muy diferentes grados de implicación y responsabilidad he participado en festivales de Mexico, Cuba, Estados Unidos y España. Creo que deben ser unos 10 o 12 diferentes. Y sigo en ello. Llegué por pasión y por pasión he seguido. Siempre me ha atraído mucho la idea de poder participar en una suerte de explosión cultural.

 

¿Qué significa IMAGINARIA en tu carrera profesional?

Imaginaria ha sido el primer proyecto en el que he podido poner en práctica todo lo aprendido a través de mis estudios y las experiencias acumuladas. Por eso podría decir que es el proyecto más importante de mi carrera profesional. Haber podido participar en él desde el comienzo, en el diseño estratégico y enfrentarme a la creación desde cero ha sido muy enriquecedor. Hay que tener en cuenta que es la primera vez que he redactado el proyecto completo para un festival.

 

¿Qué aporta IMAGINARIA al mundo de los festivales? ¿Qué tiene de nuevo, de diferente?

Imaginaria tiene la peculiaridad de ofrecer al público de una forma orgánica, muy natural, propuestas artísticas muy diversas. Trabajamos desde la tradición más histórica de los títeres de cachiporra a propuestas que se relacionan directamente con las nuevas tecnologías, el cine y el videoarte. Presentamos, en definitiva, trabajos que utilizan la imagen narrativa como forma de expresión, lo cual nos deja un margen enorme para la experimentación en un camino que transita desde la cultura popular más longeva a la vanguardia de nuestros días.

En este sentido conocemos experiencias en Reino Unido, con festivales que trabajan las relaciones de los títeres con el teatro y el cine pero no ningún festival que de forma decidida ponga en relación el amplio abanico de posibilidades que las imágenes narrativas en movimiento ofrecen a las manifestaciones artísticas.

 

¿Des del lado de la producción, qué dificultades existen en la organización de un festival de estas características, que no existan en otro tipo de festivales?

Lo cierto es que no veo diferencias, si que es cierto que es muy diferente trabajar con músicos que con cineastas o productores teatrales, pero en lo que se refiere a las lógicas, a los retos que plantea un festival en el ámbito rural, no veo diferencias con otros proyectos. Todos tenemos que trabajar por llegar a nuestro público, luchas contra el calendario y trabajas con ritmos que muchas veces no dependen directamente de ti mismo. Todo ello entraña múltiples dificultades pero que en cualquier caso nos son propias a todos los festivales pequeños.

 

¿La ubicación importa en el desarrollo y consolidación de un festival? ¿Qué supone Binéfar para IMAGINARIA? ¿Qué ventajas y que inconvenientes genera?

Lo cierto es que Binéfar para Imaginaria significa mucho. En primer lugar Los Directores Artísticos tienen una compañía de teatro que lleva marcado el nombre de nuestro pueblo desde hace más de treinta años. Pero mucho más allá de eso, es cierto que hay algunas peculiaridades a la hora de acercarse a Imaginaria que están directamente ligadas a Binéfar. Un ejemplo de ello es la búsqueda de patrocinios, por ejemplo, no tiene nada que ver la manera en la que lo planteamos aquí a cómo lo haríamos si estuviéramos emplazados en una gran ciudad. Aquí es casi imposible llegar a grandes compañías privadas que buscan rentabilidades de gran consumo. Por el contrario nuestros mecenas son empresas locales en su mayor parte, empresas y particulares que aman el proyecto tanto o más que nosotros y que están decididos a apoyarlo en su crecimiento.

Pero no sólo eso, también creo que Binéfar, su población, no sólo a nivel institucional, ha hecho suyo el proyecto. Creo que estamos consiguiendo que nuestros vecinos se sientan parte de Imaginaria y nos ayuden a crecer. Esto es muy importante para nosotros.

Desde luego que la ubicación importa, aquí es mucho más difícil atraer programadores o críticos artísticos por ejemplo y también se nos complican a veces los desplazamientos cuando trabajamos con artistas de fuera de nuestras fronteras, pero también es muy bonito ver cómo con un proyecto pequeño eres capaz de cambiar el rumbo del espacio y sus habitantes, hacerlo parar, saltar por los aires aveces, e incidir en las vidas de las personas de una forma tan potente. Esto es algo que en las grandes ciudades no se consigue ni con grandes macro eventos que cuentan con cien mil espectadores.

 

¿Cuáles son los cambios realizados des de la primera edición? ¿Qué estímulos hacen evolucionar el festival?

Bueno, la verdad es que Imaginaria es un festival muy joven. Vamos de camino a la cuarta edición, lo que significa que estamos todavía muy pronto para hablar de evolución. Si es cierto que año a año hemos intentado hacer cambios, pero no son cambios estructurales, no de base. De momento nos hemos centrado en consolidar nuestra propuesta.

 

¿Cuál es el perfil del público del Festival IMAGINARIA? ¿Qué estrategias se emplean para fidelizarlo? ¿Y para captar nuevos espectadores?

El público de Imaginaria es principalmente familiar, aunque es cierto que cada año intentamos ofrecer alguna que otra píldora enfocada a satisfacer las necesidades de jóvenes y adultos.

Dadas las características de nuestro festival, principalmente a nivel presupuestario, no podemos llevar a cabo acciones complejas pero al mismo tiempo y relacionado con una de las preguntas anteriores, lo bueno de trabajar en un pueblo de nueve mil habitantes es que casi todos nos conocemos y eso crea una relación de cercanía y pertenencia muy interesante.

De cara a la fidelización hemos utilizado principalmente estrategias de relacionadas con la creación de vínculos. Por eso tenemos un importante equipo de voluntarios que además de ayudarnos muchísimo en la realización, también conocen desde dentro el proyecto y actúan de alguna manera como antenas del mismo. Además creamos en la edición pasada una asociación de amigos de imaginaria que esperamos que más adelante pueda llegar a gestionar una pequeña parte del festival y desde luego está también la participación de las empresas locales que funciona de una manera muy similar a cómo lo hace el equipo de voluntarios.

 

¿Es complicado desarrollar un festival multidisciplinar? ¿Qué herramientas se emplean para encajar los títeres y las imágenes en movimiento en un mismo festival?

Lo cierto es que tiene sus complejidades pero principalmente las diferencias que existen entre las formas de trabajar de unas y otras disciplinas no son tan importantes. Todos necesitan un espacio, un lugar donde comer y dormir y un equipo técnico adecuado a su espectáculo. Por nuestra parte intentamos ofrecer a cada uno lo que necesita.

 

La internacionalización es un factor clave para IMAGINARIA ¿Qué aporta este hecho al Festival?

Creo que cumple una doble función: Por un lado si no fuera con proyecto como este difícilmente llegarían a nuestra localidad propuestas internacionales y creemos que es una función que debe cumplir el festival. Mientras que por otro lado es una forma de prestigiarnos e intentar llegar a un tipo de público especializado en un futuro. Por eso, intentamos cada año ir creciendo en propuestas internacionales que además nos van sirviendo como aprendizaje. No tengo que olvidar que a pesar de que había trabajado en un buen número de festivales anteriormente este fue mi primer festival con una presencia tan potente de artes escénicas.

 

¿Qué consejo compartirias con aquellos que quieren afrontar el reto de organizar un festival?

Creo que para un festival el entorno es clave y me refiero al entorno en clave DAFO, saber con qué agentes puedes contar, qué intereses y que herramientas están a tu disposición es muy importante.

 

Para finalizar ¿Qué nos puedes avanzar de la próxima edición del Fesitval prevista para este junio?

Pues casi todo. Justamente acabamos de presentar la programación de este año así que creo que lo mejor es que visitéis nuestra web (www.festivalimaginaria.es), donde encontraréis alrededor de 70 actividades y unas cuarenta propuestas artísticas diferentes. Va a ser una edición con una novedad importante en la forma de presentar la programación, este año hemos apostado por espectáculos para poco público en espacios creados para la ocasión: pequeñas carpas, terrazas y locales. Va a ser una edición en la que el público va a tener que moverse mucho por Binéfar y estamos convencidos de que este juego con el espacio físico va a ser uno de los puntos fuertes de esta edición.


Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *